La libertad

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.
Miguel de Cervantes

domingo, 15 de septiembre de 2013

El PSC ha perdido el norte

Alfredo Pérez Rubalcaba y Pere Navarro
Y el sur, y el este y el oeste. O al menos lo ha perdido su primer secretario, el, por mucho que me pese, compañero Pere Navarro. El bueno de Pere se ha despachado esta mañana con que  "sería bueno que la corona arbitrara esa segunda transición democrática, protagonizada por los partidos", y que "sería una posibilidad" que la Corona ejerciera ese papel de mediación.
¡Lo que me faltaba por ver! en este caso, oír. Sobre todo cuando, hace solo unos meses, el ínclito compañero se destapó diciendo que el Rey estaba más o menos que "chocho".
Lo que tienen que hacer los compañeros del PSC es aclararse de una puñetera vez sobre su posición con respecto a la independencia de Cataluña, y dejarse de pamplinas sobre su apoyo al derecho a decidir. Esto último no es más que un desideratum que no nos lleva ningún sitio.
Como muy bien escribe hoy Javier Cercas en EL PAÍS SEMANAL, "se puede ser demócrata y estar a favor de la independencia, pero no se puede ser demócrata y estar a favor del derecho a decidir, porque el derecho a decidir no es más que una argucia conceptual, un engaño urdido por una minoría para imponer su voluntad a la mayoría."
El PSC hace mucho tiempo que perdió su visión de lo que significa ser un partido de izquierdas, y se dejó arrastrar al terreno del nacionalismo más rancio, olvidando que socialismo y nacionalismo son dos conceptos incompatibles.
Hace ya muchos, pero que muchos años, cuando uno recibía sus primeras lecciones de política en la clandestinidad del franquismo, recuerdo que una de las primeras cosas que aprendí es que el único freno al capitalismo más crudo e inhumano era la unidad de los trabajadores del mundo; que yo tenía más cosas en común con un maestro francés, alemán o ugandés, que con un terrateniente palentino, castellano (entonces aún no se había elaborado el término castellano y leonés) o español.
Esta deriva del PSC nos ha llevado a que, en la actualidad, muchos catalanes manifiestan abiertamente que ellos no pueden votar al PSOE, porque este partido no se presenta en Cataluña.
Así que, compañero Pere y compañeros de la dirección del PSOE, dejad de hacer y decir tonterías, poneros las pilas y redifinir de un puñetera vez nuestros papeles. De no hacerlo, España lo pagará muy caro.

8 comentarios:

  1. "socialismo y nacionalismo son dos conceptos incompatibles", falso: socialismo + nacionalismo = nacionalsocialismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso tiene de socialismo lo que yo de obispo de Monforte

      Eliminar
    2. Eso tiene de socialismo lo que yo de obispo de Monforte

      Eliminar
    3. Eso tiene de socialismo lo que yo de obispo de Monforte

      Eliminar
    4. Eso tiene de socialismo lo que yo de obispo de Monforte

      Eliminar
  2. Para ser incompatible nacionalismo y socialismo, ha existido en la historia muchos gobiernos socialistas y nacionalista:Cuba, Venezuela, URSS, Yugoslavia, China.
    Y en Espana:BNG, EH Bildu, ERC, Nueva Canaria, Compromis, CHA...

    ResponderEliminar
  3. Argumente porque esos países supra indicados , y esos partidos precitados no son socialistas.

    ResponderEliminar